OLLA FERROVIARIA

olla--660x371.jpg

¿Qué es?

La Olla Ferroviaria es un plato gastronómico que surge vinculado al Ferrocarril de La Robla, en el norte de España, allá por la primera década del siglo XX. Este ferrocarril minero transportaba el carbón extraído de las minas leonesas hasta las factorías del País Vasco, atravesando en su recorrido las provincias de León, Palencia, Cantabria, Burgos y Vizcaya. Debido a la gran distancia, a la duración del viaje y al clima extremo que se vivía en esta línea ferroviaria durante los inviernos surgió la necesidad de cocinar un plato caliente durante el trayecto.

 

Cada maquinista de esta línea tenía asignada una locomotora y con ésta, una olla ferroviaria, un equipo de cocina inventado y fabricado en los talleres del ferrocarril, con el que podía cocinar durante el trayecto. La olla ferroviaria es, en realidad, una gran cazuela de barro incluida en una estructura metálica. En el fondo de dicha estructura se introduce carbón mediante el cual se calienta la cazuela y se cocina el plato, que puede permanecer caliente durante mucho tiempo. Además, dispone de un asa que permite transportarla mientras se sigue cocinando, lo que resultaba muy útil durante los viajes. El plato más habitualmente elaborado en estas ollas ferroviarias son los cocidos de legumbres acompañados con carne, tocino, chorizo y morcilla.